06/03/2018

Si a Chile vino y se fue sin tomar Vino…a que Vino?

Por: Hugo Córdoba, Sommelier Profesional
COMPARTIR
FacebookTwitterWhatsApp

 

Más que un juego de palabras es una realidad, hoy el Enoturismo y todo su entorno se toman la palestra del Turismo.

En un comienzo nuestros vinos eran mirados como de mediana calidad y que la venta a granel era nuestra mayor presencia en los mercados internacionales, hoy esa visión ha cambiado, incorporamos tecnología, nuevas bodegas, controles de temperaturas, nuevos métodos de cosechas, etc.. y con ello hoy nuestros vinos se alzan como uno de los mejores representantes del nuevo mundo.

Hoy nuestros enólogos tienen a su disposición, tecnología, recursos, mercados ávidos de nuevos productos y canales de comunicación instantánea y en tiempo real con sus clientes.

Es por ello que existen una serie de movimientos viñateros orientas al rescate de nuestro patrimonio vitivinícola y a elaborar vinos con “cuento”. Tenemos a los ya famosos MOVI, al los VIGNO, al Secano Maulino entre otros.

Conjuntamente con la oferta de nuevos y “entretenidos” vinos, se suman a este modelo otras alternativas a sus consumidores como lo son, rutas de vinos, visitas a viñas, bares y restaurantes vinculados al vino, tiendas especializadas, rutas urbanas, vendimias y un nuevo movimiento hotelero vinculado al vino.

En cuanto a las rutas urbanas, es necesario destacar los nuevos bares de vinos que se han incorporado a la oferta santiaguina, tales como Boca Nariz, Barrica 98, Bar La Vinocracia, Baco, La Misión, entre los mas destacados.

También hay que considerar que está pronto a ser lanzada la “Ruta Urbana del Vino”, entidad que busca que a través de la asociatividad se pueda ofrecer una oferta coherente, dinámica y atractiva para el turista nacional e internacional, para ello, se han unido estratégicamente, Restaurant Amadeus, Restaurant Casa Luz, Bar La Vinocracia, restaurant La Cava de Pablo (ubicado en Isla Negra y vinculado a la casa del Poeta Pablo Neruda, amante de la buena mesa y el vino), además de Vinoteca, tienda, cafetería y restaurant y Viña Antiyal, viña con un tremendo proyecto familiar que habla precisamente del verdadero rescate de este patrimonio, los que en conjunto ofrecerán una serie de alternativas de paquetes que permitirán tener experiencias únicas, visitando viñas, realizar degustaciones y catas especializadas, entre un sin número de actividades que se están trabajando en conjunto.

Hoy nuestros turistas tienen la posibilidad de encontrar en una copa de Vino, la historia patrimonial de nuestro país.

Bueno ya saben, no hay escusa para cambiar la frase, “Si vino a Chile y tomó Vino, vino a lo que vino”.

 

← Volver