01/12/2017

Doña Tina: Cocina Tradicional Chilena

Por: Claire Asselot
COMPARTIR
FacebookTwitterWhatsApp

 

Antes de ser “Doña Tina”, este restaurant fue alguna vez un terreno baldío en el sector oriente de nuestra capital. La historia comenzó cuando su dueña, Agustina Gómez, empezó a vender pan a las afueras de este. Hoy, el lugar que da vida a uno de los imperios gastronómicos de comida chilena más importantes de la capital tiene capacidad para 600 personas y es uno de los imperdibles a probar para durante todo el año.

Con una vital mujer de 77 años tras cada plato que sale de su cocina, “Doña Tina” está preparado para seguir sorprendiendo con preparaciones chilenas que han sido probados por presidentes, rostros de televisión y miles de comensales que llegan al lugar desde que este comenzó su historia hace más de 40 años.

Es difícil entender en qué momento este lugar despegó y llegó a ser lo que es ahora. Tras su éxito, seguramente hay una historia de esfuerzo, eso sí es seguro, y es que Agustina no sabe leer ni escribir y hasta el día de hoy, prefiere seguir andando en micro y en lo único que le gusta gastar es en buenos perfumes.

Sin embargo, en palabras de ella, la historia se resume así: “llegué a los 10 años de San Carlos (Ñuble) a Santiago a trabajar para cuidar un niño, después conocí a un señor en la misma casa de mi patrona donde estuve mucho tiempo, don José Olivares, el papá de mis hijos. Nos casamos, tuvimos muchos niños y cuando estábamos buscando casa encontramos este terreno y lo compramos. Había que pagarlo, así que un día me levanté y empecé a hacer pan para hacerlo”, y es que según la dueña del exitoso restaurant no hay otra manera de hacer las cosas que con constancia, ímpetu y humildad.

En el restaurante, trabajan 7 de sus hijos, tres como meseros y cuatro en la cocina, lugar en el que por cierto está la gran heredera de su buena mano, su hija Angélica. “Todos los que trabajan en Doña Tina llevan años haciéndolo, mis hijos desde chiquititos que ven cómo se hacen las cosas aquí”, recalca orgullosa Agustina.

Con alrededor de 50 platos disponibles en la carta, Agustina admite que su favorito del momento es la cazuela, aunque señala que por mucho tiempo fueron los porotos granados. En cuanto a lo que más se vende, ella cree que son justamente las cazuelas, de vacuno, ave y pava en orden de preferencia. Salen también harto las plateadas al jugo con acompañamiento y por supuesto mantiene su clientela fiel a su pan y empanadas, que fueron las primeras recetas que salieron de sus talentosas manos.

Ubicado en Lo Barnechea (Los Refugios 15125), se trata de un lugar perfecto para desconectarse por un momento del ritmo capitalino y empaparse de un ambiente rural que invita al relajo, todo acompañado por un rico plato de comida típica y por supuesto, por el indiscutible encanto que Doña Tina le agrega a cada plato y el calor de hogar de un restaurante familiar.

Como datos útiles, se recomienda hacer reserva en temporada alta a través de teléfono. Hay también estacionamientos disponibles justo frente al restaurante.

Para mayor información ingresa a www.donatina.cl

← Volver