03/10/2017

Gracias a la Vida por Violeta Parra

Por: Marcia Ateaga
COMPARTIR
FacebookTwitterWhatsApp

 

Escuchar el nombre de Violeta Parra es un referente para cualquier chileno. Su contribución al mundo de las artes, hasta el día de hoy, es invaluable. Pero más aún, lo que significa que como mujer haya alcanzado tantos logros es sencillamente un tesoro.

Independiente, decidida y una luchadora incansable; es así como deberíamos ser todas las mujeres. El Museo Violeta Parra ha querido dejar plasmada toda su esencia en los cuadros y pinturas que tienen en exhibición. Además de rendirle un homenaje haciendo un museo tal cual como ella lo imaginaba y nunca logró materializarlo, en Santiago. Un lugar en el que las nuevas generaciones pudieran seguir aprendiendo a través del arte, realizando conciertos y algunos eventos que unan a la comunidad.

Al llegar al Museo hay dos formas de recorrerlo: libremente o con una visita guiada. Opté por la segunda, qué mejor manera de ver las obras que con alguien contándome parte de la historia de Violeta.

Empezamos por el salón de abajo, llamado “el canto a lo divino”, en él pude ver algunos de sus cuadros, en los cuales plasmaba temas de carácter profundo para el ser humano, como el significado que ella le daba a la muerte, enfocado siempre desde el punto de vista de la tradición, porque así lo quería ella, no sólo pintar por pintar, sino retratar las costumbres de su pueblo.

En esta sala también pude sentir el dolor de Violeta con la pérdida de su hija, Rosita Clara, a la que no le pudo hacer ceremonia de despedida porque no se encontraba con ella al momento de morir. Así que la pintura y la letra fueron su vía de escape.

Sin duda alguna Violeta Parra fue una artista bastante avanzada para su época. Viajar mostrando su arte y sus canciones, dándose a conocer e imponiendo sus pensamientos, es algo que hoy día nos puede resultar común, pero siempre debemos recordar que gracias a mujeres como ella, es que hoy día podemos gozar de estos derechos.

La sala de arriba, llamada “lo humano”, tiene más relación a esa parte de Violeta como persona. Observé con bastante detenimiento sus arpilleras, que al contrario de las pinturas, retratan temas más felices y pintorescos, relacionados con el mundo campesino, la naturaleza y por supuesto, la música; que también fue un área predominante en su vida.

¡Qué valioso el aporte de Violeta para las artes!, pero más aún ¡Qué admirable haberlo logrado en un tiempo tan distinto a éste, siendo mujer!

Foto: Museo Violeta Parra

← Volver