12/02/2020

La Historia del Santiago Indígena

Por: Juan Ignacio Bello
COMPARTIR
FacebookTwitterWhatsApp

Este miércoles 12 de febrero se cumplen 479 años de la fundación de Santiago. Pedro de Valdivia llega a nuestra ciudad y se encuentra con los pueblos originarios que habitaban esta zona del continente. Un encuentro de dos mundos que arrastra una rica historia que te contamos a continuación.

Hace más de 10 mil años las montañas y valles que conforman la cuenca de los ríos Maipo y Mapocho, fueron recorridos por grupos humanos de cazadores, los que recolectaban alimentos en los bosques y algarrobales de la zona. Estas personas son los primeros habitantes que la arqueología reconoce que ocuparon estos valles.

Mil años D.C en estos valles se instaló la cultura Aconcagua , caracterizada por su avanzada cerámica de color anaranjado y diseños exclusivos. El valle del Mapocho y del Maipo eran lugares de paso obligatorio de las poblaciones asentadas más al norte y más al sur. Estas cerámicas actualmente las puedes ver en el Museo NACIONAL DE Historia Natural en Santiago.

Entre las evidencias arqueológicas de la expansión inca de destacan adoratorios de altura, también conocido como wakas, siendo el más nombrado el cerro El Plomo, por ser el cerro más alto del valle del Mapocho y por encontrar una momia de un niño inca en su cumbre, además de los cementerios y restos de cerámica en niveles profundos del centro de Santiago.

Estas evidencias apoyan la hipótesis de que existió un centro administrativo y ceremonial incaico principal en la actual Plaza de Armas. Al momento del arribo de Pedro de Valdivia en 1540, este centro estaba ocupado por el representante inca en la zona, el gobernador Quilicanta.


¿Sabías que el camino del inca cruzó la actual Plaza de Armas? El camino partía desde la ciudad de Santiago extendiéndose como una línea casi recta hasta el norte, pasando por la comuna de Quilicura, luego cruzaba el río Colina y el manantial de aguas termales del sector de Peldehue que está ubicado en la comuna de Colina, para continuar en línea recta hasta el cordón de Chacabuco.

Otro de las cosas que han demostrado las excavaciones arqueológicas es que el río Mapocho inundaba periódicamente el centro de Santiago, siendo un mal lugar para habitar. De echo no existe evidencia de la presencia de la población Aconcagua residiendo allí.

El río Mapocho pasaba por la plaza de Armas muy velozmente, motivo por el cual no se consideraba apta para habitarla, situación que cambió con la llegada de los incas y su sistema de irrigación, que hizo perder fuerza al río.
Uno de los elementos más importantes del valle del Mapocho es la Plaza de Armas, ya que está ubicada justo en la mitad del Camino del Inca, entre los portezuelos de Cuesta Aconcagua y el de Chada.

Si quieres saber aún más sobre esta rica historia, te invitamos a descargar nuestra APP de realidad aumentada Santiago Indígena.

← Volver